No me cuentes cuentos.

Garfio ha matado ya al cocodrilo y lleva un reloj de cadena, Peter Pan ya no es tan niño, Wendi no se empolva la nariz con purpurina de hadas y los niños perdidos son todos ejecutivos-piratas. Caperucita y el Lobo son viejos follamigos y la abuela es voyeur. Hansel y Gretel ahora son veganos y … Sigue leyendo No me cuentes cuentos.

Anuncios

Año nuevo.

No esperes a que pase,  hazla pasar a tu habitación. Fuiste un enero sin Reyes Magos y un febrero de 31 días. En marzo te volvías loca, en abril odiabas la primavera y en mayo matabas flores para jugar con sus pétalos a sabiendas de que ya no me querías. Llegó junio y trajiste el … Sigue leyendo Año nuevo.

Poliverso.

Debe existir un Universo en el que reir y llorar sea lo mismo. En el que los ojos lloren risas y broten lágrimas de carcajadas. Un Universo en el que los héroes sean cobardes y sangren más que nosotros. En el que las personas de a pie tengan tanto miedo que se levanten más valientes … Sigue leyendo Poliverso.

Asesinos de sueños.

La mayor asesina de sueños, en esta vida, es la Realidad y su mayor cómplice de dolor y sufrimiento es la Esperanza. Hoy me he despertado y he dejado a mis sueños durmiendo, calentitos, para poder vivir mi vida sin ellos, sin que la realidad me los arrebate, sin que los políticos jueguen con ellos, … Sigue leyendo Asesinos de sueños.

Vamos a contar mentiras.

El amor es la ruleta de la fortuna en las calles de Stalingrado, es la risa de los mutilados y desamparados. Amor es la angustia vital de quien ha dejado de querer vivir. Amor son los ojos húmedos mientras te folla otra y los mundos sumergidos en el humor acuoso de sus ojos. Amor es … Sigue leyendo Vamos a contar mentiras.

Amores de barra.

En los ojos de una mujer está el cuerpo de todas, la sabiduría de cada una de ellas y la seguridad en sí misma de Eva. En la sonrisa de una mujer está la provocación de todas, la felicidad de cada una de ellas y la tentación de Eva. Sois carne de nailon con medias … Sigue leyendo Amores de barra.

Asesino de estrellas.

Me senté en la cara oculta de la Luna dando la espalda a la Tierra y a los que se quedaron en ella. “Y sin embargo se mueve”: pensé, viendo un universo estático frente a mí. Una lágrima recorrió mi mejilla, con los ojos cerrados, porque mis sueños están perlados de estrellas y en las … Sigue leyendo Asesino de estrellas.

Hoy te he olido en el metro.

Te he olido porque hubo un día en el que miré al sol para quedarme ciego con tu recuerdo y poder memorizar tu olor. Tu piel olía a caricias, sabía a la sal del mar de los atardeceres, era suave como el calor de la primavera y reconfortaba como las madrugadas en tu cama. Hoy … Sigue leyendo Hoy te he olido en el metro.

Nadie es más que nadie.

Me hacen gracia los poemas de refugiados que hablan de sufrimientos ahogados, que escriben personas que no los han sufrido con palabras sin aliento. Palabras vacías que se quejan y no dicen nada, palabras gritadas sin voz que no llevan aires de cambio de futuro sino que suenan a repetición de presente. Palabras que duelen los … Sigue leyendo Nadie es más que nadie.